Hubo 146 femicidios adolescentes desde 2015

Se trata de menores de entre 13 y 18 años que fueron asesinadas en el contexto de la violencia de género. En general, los femicidas también son menores.
Eylin Jimenez, Priscila Martinez, Florencia Paez, Cielo López, Luciana Frias, Maite Aguirre, María Paz, Navila Garay, Pamela Rodriguez y Anahi Benitez FOTO: CEDOC

Hacía pocos días que Chiara Páez había cumplido los 14 años. El 11 de mayo por la madrugada desapareció y los vecinos de la localidad santafesina de Rufino se organizaron para buscarla. Entre ellos, también lo hizo el joven de 16 años que era su novio. A las veinte horas la encontraron muerta y enterrada en el fondo de la casa del menor. Este crimen movilizó la primera marcha de Ni una menos. A cinco años de este hecho, los femicidios adolescentes no se detienen y ya se registraron cerca de 150 crímenes de jóvenes mujeres.

Entre el 2015 y el 30 de mayo último se contabilizaron, al menos, 146 femicidios adolescentes de chicas de entre los 13 y los 18 años según un informe realizado por la ong La Casa del Encuentro para PERFIL. Lo que representa en promedio de unos 29 crímenes de género por año.

“En general en los femicidios de adolescentes el agresor es quien tenía o había tenido un vínculo con la víctima. Pero, generalmente, también es un adolescente”, explica Ada Rico, presidenta de la asociación. “Estos femicidios nos interpelan como sociedad porque como dije, en la mayoría de los casos, el agresor también es un adolescente y entonces surge la pregunta: ¿de qué manera trabajar con los noviazgos adolescentes para descender este índice? Es imprescindible que la Ley de Educación Sexual Integral se trabaje en todas las escuelas, para poder lograr un real cambio de paradigmas”.

Chiara estaba embarazada de tres meses. Se lo había contado a su mamá Verónica, pero también le relató que su novio quería que abortara. Manuel Mansilla el 11 de mayo de 2115 llamó a Verónica y le dijo que no sabía nada de Chiara, que la había dejado en una esquina porque discutieron y que no la vio más.

Chiara fue encontrada enterrada en la casa de su novio de 16 años.

Todo Rufino empezó a buscarla. Se pegaron carteles, se organizaron rastrillajes, hasta que la menor fue encontrada enterrada en el fondo de la casa de Manuel. Había hecho un pozo y había descartado el cuerpo de su novia allí. No fue un caso más.

Este crimen fue la gota que rebalsó el vaso y dio origen a las marchas contra la violencia de género bajo la consigna: Ni Una Menos. Miles de mujeres marcharon en todo el país. “El femicidio de Chiara significó que nos uniéramos como sociedad, sin banderías políticas, contra un enemigo en común: el patriarcado”, recuerda Rico. “Hoy decir Ni Una Menos es decir basta de femicidios, basta de transfemicidios, es decirle no a la violencia sexista”.

El mayor pico de femicidios adolescentes de los últimos cinco años se dio en 2015 con 39 casos. El mismo año en donde nació el Ni una Menos. Lo que representó el 14 por ciento del total (286) de crímenes de mujeres en contexto de violencia de género que se dio ese año.

El número más bajo se registra en 2017 con 24 homicidios. Uno de los casos más conocidos fue el de Anahí Benitez (16) que apareció sin vida en un predio descampado de Lomas de Zamora y la semana pasado fue condenado Marcos Bazán a cadena perpetua por el crimen en medio de una polémica porque hay asociaciones que denuncian que se trata de un perejil.

Desde ese año no dejó de crecer el número de víctimas. En 2018 hubo 25 femicidios adolescentes y un año después fueron 28, Belén González fue una de ellas. La chica fue asesinada por su novio en Misiones, al igual que Chiara, también estaba embarazada, por solo mencionar un caso.

En lo que va del 2020 se registró un marcado descenso de los crímenes en la franja etaria de los 13 a los 18. Ya que solo se contabilizaron los femicidios de Pamela Rodríguez (17) en San Juan, Priscila Martínez (15) en Santiago del Estero y Agustina Atencio (17) en Río Negro.

Agustina, Priscila y Pamela fueron asesinadas este año.

Los tres crímenes fueron cometidos antes de decretada la cuarentena obligatoria por el coronavirus. La Casa del Encuentro contabilizó 57 femicidios (entre el 20 de marzo y el 28 de mayo último), pero ningún de ellos tuvo a una adolescente como víctima. Aunque el cuerpo de Priscila fue encontrado enterrado el 15 de abril último, pero la joven era buscada desde el 23 de febrero, fecha que coincide con su muerte.

“Entre las adultas mayores que están en un vínculo de violencia existe un grado extremo de vulnerabilidad y una naturalización del maltrato. Tienen arraigada la cultura, de otra época, que indicaba que la mujer debe estar en un lugar de sumisión. De hecho, es muy difícil que se animen a visibilizar, incluida su familia, la situación por la que están atravesando. Y en este periodo de aislamiento obligatorio el silencio, que tienen incorporado, les impide pedir ayuda”, explica Rico presidenta de la ong.

Florencia, Luciana, Maite, María Paz, Navila, Eylin son otras de las 146 jóvenes que murieron en manos de un hombre que decidió matarlas por el solo hecho de ser mujeres.

FUENTE : PERFIL

G2K tu unico datacenter en la region
Botón volver arriba