La familia de Matías Fringer no tiene sospechas de quién pudo haberlo matado.

Con el trágico resultado de la larga búsqueda de Matías Fringes, hallado finalmente en su auto Chevrolet Corsa blanco a la vera de la autopista a la altura del Camping de Cazadores y Pescadores, con un fuerte traumatismo en la cabeza y un disparo de escopeta en la zona del pecho, comienza otra larga etapa en esta historia que tiene que ver con identificar a él o los asesinos de la víctima.

Desde que Fringes desapareció el jueves de la semana pasada, la familia vivió un verdadero infierno tratando de encontrar al ser querido que se había ido en horas de la noche y no había vuelto. Desde falsas pistas, hasta llamados extorsivos pidiendo dinero para el rescate de Fringes, fueron varios los padecimientos que sufrieron los familiares del fallecido y que hoy piden justicia.La forma violenta en que fue asesinado Fringes, a quien no le robaron nada aparentemente, indica un cruento ajuste de cuentas, ya que tras quitarle la vida de un terrible golpe en la cabeza, le efectuaron un disparo a quemarropa, ya estando muerto, en el pecho.

Profundo dolor

“Nosotros hasta ahora no descartamos nada, ni podemos acusar a nadie, ni sabemos nada. La policía se está encargando de todo, pero no sabemos qué fue lo que pasó”, comentó Belén Fringes, hermana de Matías, en momentos en que se dirigían al cementerio a despedir al ser querido. Tanta violencia en su homicidio desconcertó a los familiares.

“Mi hermano no tenía enemigos, no sabemos qué es lo que pasó, nos desconcertó totalmente. Nos vamos a encargar de que la policía no se olvide porque vamos a estar constantemente preguntando”.

La semana de búsqueda fue angustiante, desde llamadas extorsivas, hasta infinitas pistas que no conducían a nada: “Nosotros habíamos recibido llamados en su momento diciendo que tenían a mi hermano secuestrado, pero la policía se dio cuenta de que eran llamados desde adentro del penal y bueno se solucionó enseguida. Después, acerca de quién le ha hecho esto a mi hermano no sabemos nada. Estamos igual que todos” concluyó la mujer.
La realidad es que la justicia se encuentra trabajando intensamente con las pruebas recolectadas en el lugar de los hechos, tratando de averiguar qué fue lo que pasó y quiénes son los responsables.

G2K tu unico datacenter en la region
Botón volver arriba